Facebook Twitter Google +1     Admin

Fotografía de una mezquindad.

20140906191353-images-2.jpeg

Días pasados, se conmemoró el centésimo aniversario del nacimiento del escritor argentino Julio Cortázar y dado que desde julio del año 1939 hasta julio de 1944, se desempeñó como docente en la Escuela Normal de Chivilcoy, la Institución educativa preparó actividades alegóricas a ese acontecimiento; tal como viene desarrollando consuetudinariamente.

Los alumnos de los niveles primario y secundario, conjuntamente con los profesores, fueron los que organizaron el acto. Con creatividad y preparación, expusieron trabajos alusivos al escritor.

Cortázar en su obra, saca al lector del punto de vista convencional. Rompe con lo cronológico y con lo espacial y lo sitúa, en diferentes lugares de participación. Algunas son Bestiario; Historias de cronopios y de famas; Rayuela; Final del juego; La vuelta al día en ochenta mundos; 62. Modelo para armar entre otras de igual importancia.

Pero la mezquindad, no está centrada en la figura de Cortázar, sino en el comportamiento de la máxima autoridad del gobierno local, en el acto escolar.

Es costumbre en gobiernos de hombres débiles, el entrar acompañado con su séquito y asegurarse que previamente en el lugar, se encuentre el soporte humano y técnico mediático para su posterior difusión masiva.

También es sabido que improvisando, más de las veces al dirigirse a un auditorio, se falla en la oratoria. Las palabras que se escucharon poseyeron incongruencia al contexto del acto y desvinculada de la persona del ilustre escritor. Pero empeorando, al promediar el acto y luego de disfrutar en un video el testimonio de alumnas del Profesor Cortázar y encenderse las luces del salón, se pudo advertir que el intendente y sus acompañantes ya se habían retirado del lugar.

La sensación que quedó en algunos de los presentes, es que la asistencia de la dirigencia peronista en el acto, estuvo signada exclusivamente para sacar partido políticamente del mismo. Sin ninguna consideración al homenajeado ni hacia los presentes, se retiraron inmediatamente del lugar después de ser efímeros protagonistas y reduciéndose su actividad simplemente, al registro mediático.

Como visualizando al Chivilcoy actual, Cortázar inscribió sus ideales en una pieza autobiográfica  denominada "La banda”. En el relato, su protagonista, cansado del sistema imperante -en clara alusión al peronismo gobernando- se destierra voluntariamente del país. Oportunamente, el propio Cortázar lo hizo en el año 1951 hacia París, dado el contexto histórico y político que vivió previamente y no compartía.

Sábado, 06 de Septiembre de 2014 15:14 Luis María Mariano #. Política Local

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris