Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Qué es la unidad en la política?

20091127192045-ideas.jpg

Si escribiera en defensa propia, estaría faltando a una regla elemental de la política que es el referirse a las ideas como tales, desvinculadas de los hechos y de las personas. Pero, negativos comentarios me acercaron, después de las críticas realizadas al mal funcionamiento de la Unión Cívica Radical, refiriendo que los mismos, han sido formulados en un ámbito distinto al comité y que no contribuyen a la unidad.

A mi entender, dos conceptos que como resabio de autoritarismo, se presentan y giran en torno al ejercicio de la actividad política actual, tornándola mas contradictoria y vulnerable a la vez que, la colma de descrédito ante la opinión pública.

El primero, es el concebir la política partidaria, dentro de un esquema de uniformidad de criterios y metodologías a defender (aún personales), por todos los integrantes de un partido político, los que constreñidos por ese esquema, deben comportarse salvaguardando "la unidad" como valor máximo, a pesar que se obre en detrimento de la deliberación y compulsa democrática de ideas. La discrepancia, implica concretamente admitir una disputa entre correligionarios y defensa de intereses personales. 

El segundo, está referido al sitio en donde se exponen las ideas, que no debe ser otro, que los límites otorgados por la casa partidaria. Como que el debate, se debe dar en el ámbito del comité y no fuera, dándole entidad al dicho: "los trapos sucios se lavan en casa". Pero además existe una agravante, que es la de utilizar los medios periodísticos para difundir un pensamiento, determinando esa sola circunstancia, una mayor ofensa a aquellos paradigmas.

La historia reciente nos da el sustento de nuestra apreciación. La última dictadura militar con sus socios civiles, no admitía el discenso. Conocida es la suerte de aquellos que en esa época, confrontaron. Actualmente una gran similitud con lo afirmado, guarda el peronismo en el poder o funcionando como partido político, no admite discrepancias ni deliberación en sus filas. La obediencia subalterna es la regla y el no acatamiento de las directivas impartidas por los superiores, implica el exilio y la calificación de enemigo. De ahí que casi nunca van a elecciones internas para dirimir quienes son sus candidatos, sino que los excluidos, conforman otro partido.

Consagrar la unidad es defender como radicales y en todo lugar, la libertad, la justicia y la igualdad y no presentarnos en sociedad con la uniformidad, que solamente lo da la concepción autoritaria de la política. Cuando la gente no encuentra diferencia entre democracia y autoritarismo, es que el componente humano en ambos sistemas tiene igual comportamiento.

La unidad debe circunscribirse a las ideas que históricamente definen a la Unión Cívica Radical y no a los hombres que circunstancialmente ocupan cargos partidarios. Conceptualizar esta diferencia, nos llevará a relacionarnos entre pares, con soltura y sin reserva intelectual.

Por el contrario, la unidad entendida en liderazgos abocados a la sumatoria de hombres que no documentan su pensamiento ni mucho menos, lo institucionalizan con un debate previo a fin que puedan difundirse y ser compartido por todos, sean o no radicales, debe necesariamente ser rechazada.

El salirse por parte de algunos dirigentes de estas pautas no democráticas, es el desafío de la UCR para asegurar un futuro venturoso tendientes a conquistar el poder y brindar con nuestra ideología, una mejor calidad de vida a todos los ciudadanos. 

 

Viernes, 27 de Noviembre de 2009 15:21 Luis María Mariano #. Política Local

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris