Facebook Twitter Google +1     Admin

Para que valga todo, confundir es la consigna.

Vivir en Estado de derecho como la constitución manda, significa que no se puede crear un partido político alrededor de una persona, para obtener circunstancialmente un beneficio electoral propio. Todos somos iguales ante la constitución, la que no reconoce prerrogativas.

Los partidos políticos son un conjunto de creencias, valores e ideas comunes, que cumplen la doble función de formar y expresar la voluntad del pueblo. Son indispensables como instituciones de la república, para la realización de la participación política y la obtención de cargos electivos. Son creados y deben ejercer su actividad, libremente. Deben necesariamente comulgar con la democracia, tanto su estructura interna, como su funcionamiento. Sus afiliados, tienen derecho a elegir y ser elegibles para todos sus cargos.

Referentes de una la agrupación política nacional, estuvieron en nuestra ciudad, para contactarse con vecinos que deseen incorporarse a "su" propuesta política. Dijeron que su intención "Es organizar un partido que pueda ser alternativa al actual gobierno, ...". "Que están en la construcción política de un esquema que nos contenga ...".

No es sincera la actitud, de dirigentes que fundan un partido político a su imágen y semejanza, considerándose depositarios y únicos ejecutores del ideario que difunden. Ocultando, que actúan para canalizar sus apetencias políticas que no pudieron obtener en el partido político que los contenía anteriormente.

Es irrenunciable el derecho a ser crítico al funcionamiento de cualquier partido político, pero no es aceptable en términos de democracia, que ante la adversidad que le presente la vida interna de su partido político -desde el punto de vista estrictamente electoral-, se retiran golpeando la puerta y fundan otro.

Sinceramente no se puede ser alternativa de lo que cuestionan, cuando actúan y utilizan los mismos procedimientos de lo cuestionado. Nada valorativamente aporta al conjunto social.

Es generosa nuestra historia reciente brindando ejemplos de antidemócratas, que utilizan la libertad de la democracia, para promocionarse como demócratas.

Recrear y el A.R.I, son partidos personalistas que reconocen su orígen en el partido radical. Sus integrantes, no cuestionan el ideario, solamente los procedimientos que no le convinieron circunstancialmente a ellos.

También, el actual presidente Néstor Kirchner, que renegando ahora del justicialismo que lo llevó a la presidencia, creó un nuevo partido Frente para la Victoria, que como sostenedor legal sirvió a sus intereses. Una vez obtenido los cargos que le apetecían, actualmente sigue siendo justicialista.

Pensemos en reformar la ley electoral, para que le sirva a la gente en su voluntad de asociarse políticamente y expresarse, como también, desconfiemos de aquellos que se piensan más importantes que los partidos políticos.

Jueves, 14 de Septiembre de 2006 17:05 Luis María Mariano #. Política Nacional

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris