Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2007.

Claudio Hugo Lepratti (1962-2001)

20070406211141-claudio-lepratti-pocho-.jpg

Nació un 27 de febrero en Concepción del Uruguay. Se transportaba en una bicicleta. Trabajaba como ayudante de cocina en una escuela de una humilde barriada rosarina. Coordinaba los talleres para niños, y daba clases de teología en la escuelita del padre Edgardo Montaldo, también al grupo de jóvenes "La Vagancia". Les dictaba clases de catequesis, les enseñaba a tocar la guitarra, los instaba a estudiar, a ser solidarios, a vivir con dignidad a pesar de la pobreza y a no bajar nunca los brazos. Fue seminarista, hizo votos de pobreza, se definía como un cristiano revolucionario. Fue una de las víctimas poco conocidas de la represión que se desarrolló en Rosario (Santa Fé) en diciembre del 2001. "Pocho" Lepratti, fue muerto por fuerzas policiales el 19 de diciembre de 2001 mientras trataba de evitar que las balas disparadas por las fuerzas de seguridad, pudieran alcanzar a los chicos. Trabajaba en la Escuela N° 756 "José M. Serrano" del barrio Las Flores. Cuando lo mataron, se encontraba en el techo de la misma junto a colaboradores y docentes gritando a los policías para que dejaran de tirar contra los chicos y la gente. Un disparo en la garganta, efectuado por la policía santafesina, fue el que terminó con su vida. Sus últimas palabras fueron "¡Hijos de puta, no tiren que hay pibes comiendo!".

Rescatamos de su postura ante la vida, la siguiente frase:

"El trabajo nos hace ascender como personas, mientras que su falta nos incita a la violencia, a la droga, a la delincuencia".

La vida de Pocho Lepratti motivó a que León Gieco, escribiera la siguiente canción que se encuentra en el álbum "Por Favor, Perdón y Gracias" con música de Luis Gurevich.

"El ángel de la bicicleta"

Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos fe por lágrimas
con qué libro se educó esta bestia
con saña y sin alma
Dejamos ir a un ángel
y nos queda esta mierda
que nos mata sin importarle
de dónde venimos, qué hacemos, qué pensamos
si somos obreros, curas o médicos
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos buenas por malas
y al ángel de la bicicleta lo hicimos de lata
Felicidad por llanto
ni la vida ni la muerte se rinden
con sus cunas y sus cruces

Voy a cubrir tu lucha más que con flores
Voy a cuidar de tu bondad más que con plegarias
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Cambiamos ojos por cielo
sus palabras tan dulces, tan claras
cambiamos por truenos

Sacamos cuerpo, pusimos alas
y ahora vemos una bicicleta alada que viaja
por las esquinas del barrio, por calles
por las paredes de baños y cárceles
¡Bajen las armas
que aquí solo hay pibes comiendo!

Viernes, 06 de Abril de 2007 17:12 Luis María Mariano #. Humanidades Hay 2 comentarios.

¿Y la violencia moral?

20070412210758-violencia.gif

La muerte violenta de un docente en circunstancias de reclamar por sus derechos y la importante movilización realizada repudiando el hecho, debe llevar a reflexionar sobre este desgraciado suceso.

No es la primera vez que la muerte en manos de las fuerzas de seguridad, alcanza a algún argentino que reclama por mejor calidad de vida. Tenemos en la historia, mucha sangre derramada por aquellos que lo único que tenían para perder era su vida y la perdieron.

Es fácil reflexionar repudiando la violencia física y realizar un análisis superficial buscando un responsable. Se escucharon las voces de los compañeros de la víctima, del gobernador, del presidente, de dirigentes gremiales, etc. y todos visualizaron la responsabilidad en el otro, proponiendo a su vez, la no violencia física.

Para aquellos con necesidades insatisfechas, las posiciones dadas por los que deben resolverlas, hacen presumir que no traerán respuestas satisfactorias sino mas bién, su profundización, dado que ninguno se refiere a la violencia moral a la históricamente son sometidos -por sus bajos sueldos- los trabajadores argentinos.

Últimamente se ha posicionado culturalmente, el "grito" de los reclamos, independientemente de la "razón" que se lleve en los mismos. Es así que en su nombre, se cortan puentes, rutas, se toman edificios, etc..

¿Realmente se hacen bién las cosas? Parece que no. Existen canales naturales en democracia como los partidos políticos, las organizaciones gremiales, etc. para instrumentar nuestra razón. Y que si en los mismos existen impedimentos humanos para llevarlas adelante, con la participación organizada, los enquistados en esos poderes se disolverán.

La educación nacional, "contenedora" en cambio de ser "formadora" de hombres libres, no puede existir sin la tradicional complicidad de los dirigentes gremiales. Si se tolera que la escuela alimente en vez de educar para la libertad, tendremos generaciones de hombres dominados para que siga gobernando este modelo inequitativo de exclusión social al que este peronismo, le resulta funcional. La identidad ideológica entre gobernantes y gremialistas, por la que ambos no cuestionar el modelo, hacen que sus intereses -aparentemente diferentes-, sean resueltos en su conveniencia y no para la conveniencia del conjunto a los que dicen defender.

Jueves, 12 de Abril de 2007 17:10 Luis María Mariano #. Política Nacional Hay 2 comentarios.


Aristóteles (384 AC-322 AC)

20070421212758-aristoteles.jpg
 Filósofo y científico griego. Considerado como uno de los pensadores más destacados de la antigua filosofía griega. Fue discípulo de Platón y maestro de Alejandro Magno. Su filosofía se caracteriza por estar basada en la experimentación. Enfatizó la transformación de su sociedad política porque afianzó la libertad democrática en su obra "Las Constituciones de Atenas". Vislumbró que la democracia terminaría por derrotar al totalitarismo.

De su profuso pensamiento rescatamos:

"El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona."
Sábado, 21 de Abril de 2007 17:28 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.

Confucio (551 AC - 478 AC)

20070426202402-confucio.jpg

Filósofo chino. Creador del confucianismo y una de las figuras más determinantes en la historia de China. Nació en Lu, actual provincia de Shandong el seno de un noble clan. Su padre era comandante de un distrito y falleció tres años después de su nacimiento. Dejó la familia en la pobreza. A pesar de ello, Confucio recibió una esmerada educación. Constituyó matrimonio a los 19 años y tuvo 3 hijos. La pobreza, le impulsó a trabajar como criado del jefe del distrito donde residía. Luego de la muerte de su madre, empezó su carrera de maestro. Viajaba de un lugar a otro e instruía a los discípulos que se habían reunido en torno suyo. Su fama como hombre de saber y de carácter, con gran veneración hacia las ideas y costumbres tradicionales, pronto se propagó por el principado.

El final de la dinastía Zhou que regía en China, estuvo signado por un proceso de degeneración y decadencia. La relajación de las costumbres se generalizaron. Confucio lamentaba el desorden característico de aquellos tiempos, así como la ausencia de modelos morales que revirtieran tal situación. Concluyó que el único remedio sería recuperar y difundir entre la población, los principios y preceptos de los sabios de la antigüedad, propugnando el gran valor del poder del ejemplo. Decía que los gobernantes, sólo pueden ser grandes, si llevan vidas ejemplares y se guían por principios morales; de esta forma, los ciudadanos de sus estados, tendrían el necesario estímulo para alcanzar la prosperidad y la felicidad.

A los 50 años de edad se convirtió en magistrado de Zhongdu y, un año después, fue nombrado para ejercer en Lu un cargo equivalente al de ministro de Justicia. Confucio habría establecido numerosas reformas que condujeron a una administración de justicia caracterizada por su imparcialidad.

Dejó su cargo en el 496 a.C. y se dedicó a viajar por diferentes territorios impartiendo clases y esperando en vano que algún otro príncipe le permitiera emprender reformas. En el año 484 a.C., después de que su búsqueda de un gobernante ideal se revelara por completo infructuosa, regresó por última vez a Lu. Pasó el resto de su vida escribiendo comentarios sobre los autores clásicos. Falleció en Lu y fue enterrado en Qufu (Shandong). El templo y cementerio de Confucio, así como la residencia de la familia Kong fueron declarados Patrimonio cultural de la Humanidad en 1994.

Confucio no legó escritos en los que apareciera su filosofía de modo sistematizado. Su pensamiento se transmitió a la posteridad sólo gracias a la difusión que de él hicieron sus discípulos. Las enseñanzas de Confucio se enmarcaron en el ámbito de la filosofía ética, moral y política. Afirmaba ser un restaurador de la moralidad antigua y mantenía que los propios actos externos basados en las cinco virtudes (bondad, honradez, decoro, sabiduría y fidelidad) encierran el conjunto del deber humano. Venerar a los padres, vivos o muertos, fue uno de sus conceptos claves. Su concepto de gobierno era paternalista y obligaba a todos los individuos a cumplir con rigor sus obligaciones hacia el Estado. En los siglos posteriores sus enseñanzas ejercieron una poderosa influencia en la filosofía china.

De su pensamiento rescatamos:

Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir.

Jueves, 26 de Abril de 2007 16:26 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris