Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007.

Mahatma Gandhi (1869-1948)

20071205203513-gandhi.jpg

Mohandas Karamchand Gandhi nació el 26 de octubre de 1869 en la India, particulamente en un sitio donde los gobernantes tenían un poder absoluto sobre la vida de sus súbditos. En su formación espiritual, sentía un ilimitado amor por sus padres. Fue un adolescente silencioso, retraído y nada brillante en los estudios. Pasó sin llamar la atención por las escuelas. En Londres, cursó abogacía y comenzó a frecuentar a los teósofos, quienes lo iniciaron en la lectura del primer clásico indio, el Bhagavad Gita, al que llegaría a considerar "el libro por excelencia para el conocimiento de la verdad". También, entró en contacto con las enseñanzas de la ética cristiana. De esa época, son sus intentos de sintetizar los preceptos del budismo, el cristianismo, el islamismo y su religión natal, a través de lo que señaló como el principio unificador de todos ellos: la idea de renunciación. Leyó a Tolstói, en quien encontró el perfeccionamiento de la práctica y la teoría de la no-violencia. Regresó a la India con el título de abogado. Enviado como asesor legal por una firma india a Suráfrica, se encontró con que era tratado como miembro de una raza inferior. Horrorizado por la negación generalizada de las libertades civiles y de los derechos políticos de los inmigrantes indios, se involucró en la defensa de los derechos fundamentales de sus compatriotas. Permaneció en Suráfrica 20 años y estuvo en prisión en numerosas ocasiones pero permanentemente propagando la política de resistencia pasiva y de no cooperación con las autoridades surafricanas. De regreso a la India, Gandhi se convirtió pronto en el máximo exponente de la lucha por el autogobierno, iniciando un movimiento de resistencia pasiva contra Gran Bretaña. El movimiento era significativo, dada la explotación de los campesinos indios por los industriales británicos que originó pobreza y la destrucción de la industria India. Gandhi propuso el renacimiento de las industrias artesanales, tales como el hilado manual. El Parlamento inglés reaccionó otorgándoles a las autoridades coloniales británicas, poderes para hacer frente a las actividades subversivas. El resultado fue que el movimiento gandhiano se extendiera por toda la India, ganando millones de adeptos en pos de obtener el swaraj (en sánscrito, "autogobierno") implicando un boicoteo completo a los productos británicos. Gandhi se convirtió en símbolo internacional de una India libre. Llevaba la vida espiritual y ascética de un predicador, con ayuno y meditación. Rehusó cualquier posesión terrenal, vestía como las clases más bajas (con un mantón y un taparrabos) y comía vegetales, zumos de fruta y leche de cabra. Los indios le veneraban como a un santo y le comenzaron a llamar Mahatma (en sánscrito, "alma grande"), título reservado para los más grandes sabios. Gandhi consideraba que de la práctica de la no violencia, Gran Bretaña llegaría a considerar la inutilidad de la opresión y abandonaría su país. Su accionar implicó que los indios que ocupaban cargos públicos dimitieran, los organismos gubernamentales y los tribunales de justicia fueran boicoteados y los niños abandonaron las escuelas públicas. Por toda la India las calles de las ciudades fueron bloqueadas mediante sentadas de ciudadanos que se negaban a levantarse incluso a pesar de ser golpeados por la policía. Gandhi fue arrestado un sinnúmero de veces pero las autoridades británicas se vieron forzadas a dejarle pronto en libertad. Dentro de muchas acciones no violentas y ayunos para obtener la independencia de la India de Gran Bretania, sin que se dividieran en dos Estados, por un lado la India y por el otro Pakistán, al final aceptó la separación con la esperanza de que se alcanzaría la paz interna. India y Pakistán se convirtieron en dos estados independientes una vez que Gran Bretaña concedió la independencia a la India en 1947. Durante las revueltas que siguieron a la división del país, Gandhi suplicó a hindúes y musulmanes que convivieran pacíficamente. Los disturbios afectaron a varias ciudades de la India. El 30 de enero y después de terminado el ayuno por la paz, fue asesinado por un miembro de un grupo extremista hindú, mientras se dirigía a su habitual rezo de la tarde. La muerte de Gandhi afectó a la comunidad internacional en su conjunto y sus enseñanzas inspiran a todos los movimientos pacifistas en el mundo, siempre como ineludible referente de lucha no violenta contra las injusticias evidentes.

De su pensamiento rescatamos:

No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.

Miércoles, 05 de Diciembre de 2007 16:35 Luis María Mariano #. Humanidades Hay 1 comentario.

¿El concejo a la calle?

20071213202428-concejo.jpg

No es la primera vez que escuchamos que como actividad primordial dentro de un particular concepto político, "el Honorable Concejo Deliberante de Chivilcoy, debe estar en la calle", fundado en que el pueblo debe participar y de ese modo, fortalecer la democracia.

El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes. Así lo determina la Constitución Nacional.

Ahora bién, se puede dar una explicación sin caer en demagogia ni faltar a la verdad, de ¿cómo puede participar el pueblo directamente en una sesión del concejo deliberante?

La gente que asiste a las reuniones del concejo, son simples espectadores que miran el desarrollo de la sesión, tema tras tema y discurso tras discurso. Pero de ninguna manera, pueden "participar" opinando, ni defender algún tema que los involucre.

Desde hace muchos años, nos encontramos con un concejo deliberante en condiciones de infraestructura edilicia y técnica precarias, más allá del "maquillaje" realizado al recinto que actualmente, lo convirtieron en un salón de usos múltiples, para todo tipo de actividad municipal que se les ocurra y perdiendo paulatinamente de ese modo, la jerarquía que debe conservar conforme a su función, en atención a que el pueblo se encuentra representado por sus concejales.

Que el concejo deliberante esté en la calle, es muy sencillo. Solamente se tiene que adecuar un salón, unas sillas, el micrófono, la bandera y todo está preparado para refrendar la actividad del intendente. Es simple, porque no dependen de una biblioteca (que no tiene) ni de tecnología que provea de todos aquellos elementos que los informe, para un mejor proceder en su ministerio de representar al pueblo legislando y controlando los gastos que produce el ejecutivo.

Los que deben salir a la calle, son los propios concejales a expresar su pensamiento para compulsarlo con los que posee el pueblo y no como lo hacen, que se presentan en un silencio obediente, de las directivas del intendente.

Jueves, 13 de Diciembre de 2007 16:25 Luis María Mariano #. Política Local No hay comentarios. Comentar.


Enrique Angel Angelelli

20071223231632-enrique-angelelli.jpg

Nació el 17 de julio de 1923, en Córdoba (Argentina). A los 15 años, ingresó al Seminario. Al iniciar el segundo año de teología, fue enviado a Roma para completar sus estudios. A los 26 años fue ordenado sacerdote y continuó sus estudios en Roma hasta obtener la Licenciatura en Derecho Canónico. De regreso a Córdoba comenzó su labor pastoral. Visitó las villas miserias de la zona. El encuentro con la realidad de los marginados fue haciendo crecer en él la predilección por el servicio a los pobres. En 1952 se hizo cargo de la atención pastoral de la Capilla de Cristo Obrero y fue designado asesor de la Juventud Obrera Católica. En 1960 fue designado por el Papa Juan XXIII, Obispo Titular y el 12 de marzo de 1961 recibió su consagración episcopal en la Catedral de Córdoba, la que se vio abarrotada de obreros y gente humilde. Tuvo participación activa en diversos conflictos gremiales, marcando así una decisiva presencia de compromiso episcopal poco frecuente en el contexto eclesial de Argentina y especialmente resistida en los círculos del catolicismo tradicional de Córdoba.
Designado por Pablo VI, el 24 de agosto de 1968, asumió el Obispado de La Rioja y desde el inicio visitó instituciones, comunidades, barrios y poblados riojanos. Desde esta opción, la pastoral de Angelelli se caracterizó por estar junto a los trabajadores en sus reclamos y con los campesinos impulsando su organización cooperativa. Denunció la usura, la droga, las casas de juego y el manejo de la prostitución en manos de los poderosos de la sociedad riojana. Visitó los barrios alentando a los vecinos a solucionar el problema de la vivienda y organizar una cooperativa de consumo. Recorrió toda la provincia visitando los pueblos más remotos y olvidados. Reclamó al gobierno nacional el presupuesto para la provincia, condenó las arbitrariedades de los gobernantes, alentó la organización de las empleadas domésticas e instó a todos a comprometerse en la acción política para el servicio y bienestar del pueblo. Los grupos católicos conservadores se resistieron a los cambios iniciando campañas en su contra, que se intensificaron ese año, hasta culminar con la prohibición de la misa radial. Las movilizaciones y protestas en la provincia contrastaban con el silencio de la Conferencia Episcopal. En 1973 con las elecciones generales renacieron las esperanzas populares. Se restituyó a la iglesia riojana la misa radial. Pero, en el marco de las movilizaciones por la expropiación del latifundio, el 13 de junio, en Anillaco, se produjo -organizado por los terratenientes del lugar- la expulsión del Obispo, sacerdotes y religiosas que habían concurrido a las fiestas patronales de San Antonio. En respuesta Angelelli sancionó canónicamente a los promotores que intentaban disfrazar el conflicto acusando de "comunista" a la iglesia riojana.
En 1974 el país vivía un recrudecimiento de la crisis social y política, con asesinatos, atentados y ataques a los dirigentes y organizaciones populares. En septiembre Angelelli viaja a Roma donde le sugirieron que no regresara porque su nombre figuraba en la lista de amenazados por la "Tres A" (grupo para-policial de la Alianza Anticomunista Argentina). Angelelli retornó a su Diócesis y planteó los ejes de trabajo para 1975: "caminar con y desde el pueblo, seguir actuando el Concilio y continuar la promoción integral de los riojanos". Luego del golpe de estado del 24 de marzo de 1976, se intensificó el control y seguimiento a los miembros de la iglesia, en el marco de la represión desatada por la dictadura militar. Mons. Angelelli levantó su voz para denunciar las violaciones a los derechos humanos e hizo conocer al episcopado la persecución de que era objeto la iglesia en La Rioja. El 4 de agosto, Mons. Angelelli, junto al P. Arturo Pinto, retornaba a la Capital riojana, luego del novenario a los sacerdotes asesinados en Chamical, a la altura de Punta de los Llanos, su camioneta fue embestida por un auto "Peugeot 504", que le provocó el vuelco. El cuerpo del Obispo fue sacado y su nuca golpeada contra el asfalto, quedando su corpulenta figura extendida con los brazos abiertos sobre la ruta. Aunque se intentó ocultar el crimen, como un "accidente automovilístico" y la investigación judicial iniciada fue enseguida archivada, en 1983, con el retorno de la democracia, la causa se reabrió. En 1986 se dictaminó que la muerte de Mons. Angelelli fue un "homicidio fríamente premeditado".

Para esta navidad, elejimos una de su poesías hecha en La Rioja en 1971:


Oración de la Nochebuena

Señor...

yo te pido esta noche,

que nos des a cada uno de nosotros,

valentía, coraje y decisión.

Porque hay muchas cosas por hacer

casas dignas para tanos que son tus hijos,

hay que hacer y buscar fuentes de trabajo

porque no hay pan.

Hay que buscar, no sé cuántas soluciones,

para curar las enfermedades,

y hay que solucionar los problemas

de la educación y el descanso.

Cuántas cosas

te tendría que pedir esta noche!!

Señor, yo te pido por mí mismo,

una cosa fundamental:

que me hagas fiel,

que no me canse nunca

de pronunciar tu nombre.

Y caminar con mi pueblo,

ayudándole a que todos pechemos juntos.

Amén.

Domingo, 23 de Diciembre de 2007 19:21 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.

Año Nuevo

20071230195914-ano-nuevo.jpg

Y que en el 2008,

                                 la injusticia, no nos sea indiferente ...

Domingo, 30 de Diciembre de 2007 16:02 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris