Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2009.

Charles Chaplin (1889-1977) “El Gran Dictador”

20091204010954-chaplin-el-gran-dictador.jpg

"Lo siento, pero no quiero ser emperador. No es lo mío. No quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todo el mundo -si fuera posible-: a judíos, gentiles, negros, blancos. Todos nosotros queremos ayudarnos mutuamente. Los seres humanos somos así. Queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. No queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. En este mundo hay sitio para todos. Y la buena tierra es rica y puede proveer a todos. El camino de la vida puede ser libre y bello; pero hemos perdido el camino. La avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. Hemos aumentado la velocidad. Pero nos hemos encerrado nosotros mismos dentro de ella. La maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. Nuestra ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. Pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. Más que maquinaria, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. Sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá. El avión y la radio nos han aproximado más. La verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. Incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. A aquellos que puedan oírme, les digo: "No desesperéis". La desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. El odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo volverá al pueblo. Y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás. ¡Soldados! ¡No os entreguéis a esos bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas; decidles lo que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir! Que os obligan ha hacer la instrucción, que os tienen a media ración, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. ¡No os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina! ¡Vosotros no sois máquinas! ¡Sois hombres! ¡Con el amor de la humanidad en vuestros corazones! ¡No odiéis! ¡Sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados! ¡Soldados! ¡No luchéis por la esclavitud! ¡Luchad por la libertad! En el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, ¡no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres! ¡En vosotros! Vosotros, el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas. ¡El poder de crear felicidad! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. Por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. Lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad. Prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. ¡Pero mienten! No han cumplido esa promesa. ¡No la cumplirán! Los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. Ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. ¡Soldados, en nombre de la democracia, unámonos! Hannah, ¿puedes oírme? ¡Dondequiera que estés, alza los ojos! ¡Mira, Hannah! ¡Las nubes están desapareciendo! ¡El sol se está abriendo paso a través de ellas! ¡Estamos saliendo de la oscuridad y penetrando en la luz! ¡Estamos entrando en un mundo nuevo, un mundo más amable, donde los hombres se elevarán sobre su avaricia, su odio y su brutalidad! ¡Mira, Hannah! ¡Han dado alas al alma del hombre y, por fin, empieza a volar! ¡Vuela hacia el arco iris, hacia la luz de la esperanza! ¡Alza los ojos, Hannah! ¡Alza los ojos!".                             

Jueves, 03 de Diciembre de 2009 21:10 Luis María Mariano #. Humanidades Hay 2 comentarios.

¿Quién lo dijo?

20091219005619-quien-te-dijo-eso.jpg

 

Días pasados se afirmó en un reportaje el siguiente pensamiento: Yo creo que la política no es una ciencia como se ha escuchado infinidad de veces. La política es un arte. Se aprende mucho, se aprende como Mozart aprendió a tocar, o como aprendió Charly. Sí considero que hay una vocación profunda que es previa. Acá va una frase hecha: la política es el arte de articular armónicamente intereses contrapuestos, diversos y a veces incompatibles en pos de un interés común, general.”

Mal que le pese al emisor, el nacimiento de la ciencia política data del siglo XVI con el trabajo de Nicolás Maquiavelo (El Príncipe). Sin embargo, otros piensan que su origen fue en el siglo XIX cuando las revoluciones liberales y el desarrollo industrial, produjeron profundos cambios en la sociedad que fueron analizados por importantes pensadores.

Hoy se podría definir a la ciencia política, como la disciplina cuyo objetivo es el estudio sistemático del gobierno en su sentido más amplio, abarcando su objeto, el origen y tipología de los regímenes políticos, sus estructuras, funciones e instituciones, las formas en que los gobiernos identifican y resuelven problemas socioeconómicos, y las interacciones entre grupos e individuos decisivos en el establecimiento, mantenimiento y cambio de los gobiernos. Actualmente, el estudio de la ciencia política se adquiere en importantes universidades del mundo entero, inclusive de nuestro país.

Siempre pensé que dentro del grupo político al que pertenece, era el que poseía la mejor formación en cuestiones de historia, teoría y método político. Pero su pobre afirmación indica todo lo contrario, dado que con lo que piensa, reduce la actividad política a las dotes naturales que pueda poseer una persona sin preocuparle su formación previa.

Los valores de libertad, igualdad y justicia que históricamente se alejan cada vez más del hombre común, vienen acompañados de la mano de gobiernos cuyos integrantes poseen un alto grado de improvisación e inexperiencia. Claro que, acompañados de un séquito financiado con una profunda vocación de sumisión y obediencia, particularmente necesaria para consolidar una tiranía.

Operar en desmedro de la formación de las personas es actuar negativamente sobre la educación como realización plena del ser humano. La inseguridad, la desigualdad, la exclusión, la pobreza, carencia de institucionalidad democrática, etc. requiere de seres preparados y no de dialoguistas calificados por el cargo.

En estos tiempos de complejidad de la realidad actual que dificulta el resolver los eternos males que nos aquejan, con todo respeto Sr. Intendente le digo que cada día que pasa, nos debe servir para tomar contacto con la ciencia política y leer todos aquellos libros que aún no se han leído. Y como dice Mariano Moreno: "Si los pueblos no se ilustran, si no divulgan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que puede, vale, debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y será tal vez nuestra suerte cambiar de tiranos sin destruir la tiranía".

Viernes, 18 de Diciembre de 2009 20:54 Luis María Mariano #. Política Local No hay comentarios. Comentar.


20091224190505-arbol.jpg
Jueves, 24 de Diciembre de 2009 15:05 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.

20091231191630-dibujo.jpg
Jueves, 31 de Diciembre de 2009 15:18 Luis María Mariano #. Humanidades No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris